NIÑO ENFERMO – Ignasi Vallés

faro[1]

Foto, www.irehom.org

 

Quiere divertirse,

quiere columpiarse,

pero su espalda no le deja

 por su maldita enfermedad. 

Solamente dándole una médula,

alguien que le quiera dar,

alguien generoso,

por culpa de su maldita enfermedad.

Pobrecita de su alma,

quiere vivir, quiere sufrir

todavía es joven,

para querer morir.

Alguien que le ayude,

quiere reír,

quiere disfrutar,

acabar con su maldita enfermedad.

La vida es oro,

el ocio es delicia,

la pasión de cuidar,

la enfermedad es pecado.

Pobrecita de su alma,

quiere vivir, quiere sufrir,

todavía es joven,

para querer morir.

 

las  hormigas se perfilan por los arboles,

los pájaros están volando,

los animales se mueven,

y yo estoy parado.

¿Quién me va sacar de este pozo?

Ni la droga, ni los homeopáticos

me sacarán quien acabe con la crisis.

 

Ignasi Vallés

 

 

PREC – Miquel Àngel Lladó Ribas

b85e6c91a727[1]

Foto, apliense.xtec.cat

 

Lliga’m a tu.

Arrossega’m per glaceres,

vessants i congosts,

mostra’m la màgia de l’iceberg

i el seu deambular

colossal

cap a no se sap on,

revela’m el cau de l’orca,

el secret de l’ós blanc,

digues-me

on s’amaguen les morses

i on pesca

el bregat esquimal;

aixopluga’m

entre les teves ales

i protegeix-me

de l’esfereïdor glaç.

 

Per les eres de les eres.

 

Amén

 

Miquel Àngel Lladó Ribas

Poema cedit per l’autor

Del poemari “L’inquilí del gel” Casabierta Editorial

 

 

M’HE ENTESTAT – Montse Cercós

ventana-abierta[1]

Foto, javendano77.wordpress.com

 

M’he entestat,

a obrir la finestra de la paret que ens separa,

per on llisqui un bri de llum

i m’ajudi a fer fora l’ombra que t’embolcalla.

Vius resclosa en un món que et té atrapada,

mentre intento obrir finestres

que tornin a la vida tants somnis adormits.

M’he entestat

a obrir finestres perquè sóc imperfecte

i potser fora més fàcil

intentar comprendre’t i acompanyar-te,

agafar-te la mà caminant pel teu món

fet de silencis i perdudes mirades.

 

Montse Cercós Farreny

 

 

DOCTOR, ¿TIENE UN CALMANTE? – Antonia Pilar Villaescusa

Fonendoscopio-Riester-Tristar[1]

https://www.facebook.com/antoniapilar.villaescusarius

 

Rondaría los cincuenta, aunque probablemente aún le faltaran unos cuantos para celebrar el medio siglo. Se conservaba bien. Extremadamente bien. Usaba bigote, y algunas canas batallaban por asomarse sin resultado aparente, pues el color negro abundaba en su cabeza cubierta siempre por un ancho sombrero oscuro. Era alto y erguido. Elegante y distinguido. Amable y cordial unas veces. Afable y simpático otras, dependiendo del día.
Tenía el poder de los Dioses. Solo pensar en él, mirarle a los ojos o simplemente tocar su mano, las dolencias desaparecían por arte de magia. Una sola palabra bastaba para salir de su consulta como nueva, o recuperada del todo. Era el hombre de los milagros, un portento, que sanaba sin apenas tocar.
Los viernes era el día de recetas. Había que madrugar porqué los pacientes crónicos abundaban cada vez más (no era de extrañar con el aire viciado que nos regalaba la ciudad ) y Magdalena, era una de ellas. El reuma maldito no la dejaba en paz, pero se calmaba cuando las pastillas actuaban en su estómago. La dichosa bronquitis era otra historia, esa se había instalado en su pecho y acomodado en él y no parecía tener prisas ni ganas de irse de su lado. La padecía desde pequeña. Era molestosa y un tanto irritante. Una tos severa y seca que le impedía por las noches descansar.

De hecho su padre siempre le decía “Hija, como no te cuides, no llegarás a vieja”….Andaba equivocado el hombre  (pensó Magdalena)  pues vieja ya lo era, le sobraban años por todas partes; su padre no calculó nunca bien la historia de su vida. Porqué también le auguró verla llena de hijos…y la soltería, ha sido lo único que ha llenado su vida, ni hijos, ni maridos, sola, siempre sola.

Pero ella tenía en su poder la mejor medicina, la que obraba milagros y la ayudaba a seguir sumando años; era, su médico de cabecera.

-“Hombres así se merecen estar en un altar. Obran más prodigios que los santos de madera  que ostentan en las iglesias. Viven para los demás. Al menos son útiles. A veces, cuando tengo mis días raros, me entran ganas de contarle mi vida, cosas, que tengo escondidas y que nadie sabe. Lo veo como un confesor. Me da confianza, seguridad, eso, que hace tanto tiempo perdí. Pero no me encuentro preparada y además podría resultar peligroso. Una vieja como yo, puede irse de la lengua fácilmente… Me agradaría tutearle, la diferencia de edad me lo permite, pero no me atrevo…!!Esa falta de atrevimiento que llevo desde pequeña en mi alma y que me ha cerrado tantas puertas!! Quizás él lo tomaría como una osadía y me vería como una intrusa, una alcahueta o peor aún, una vieja buscona que quiere confesar historias de su rancia vida.

Estoy segura que afectaría nuestra buena relación y a mí me interesa que me cure y me mantenga sana el tiempo que haga falta. Vaya bobadas que digo, es la edad, estoy segura de ello…”

De hecho, Magdalena se sentía atraída por ese doctor, aunque ella tozuda como una mula lo negase cuando alguna amiga se lo insinuaba, lo que ella quería es estar en paz con sus enfermedades, y ese pedazo de hombre, lo hacía, por eso se sentía bien.  No necesitaba nada más. De joven, quizá hubiera hecho un paso de esos atrevidos, pero ahora a su edad, ¿Dónde iba ella? Además, ese médico tenía mujer, su mano lo delataba, el anillo de oro que lucía la deslumbraba a veces cuando se sentaba frente a él. Y un hombre casado es algo intocable. Hoy, era viernes, iría a la consulta. Necesitaba pastillas. Se arregló. Cubrió sus labios finos y delgados con una capa de carmín. Se puso los pendientes de oro y el bolso nuevo. Un suave toque de perfume. Y como aquél que va hacía el cine un domingo por la tarde, ella iría al centro médico, compuesta, a paso lento, pues, llena de dolores estaba, pero con unas ganas de ver al doctor que le retortijaba todo el vientre.

-“¡Dios santo, a mi edad!…¿Dónde voy yo a mi edad? !Padre, eso a mí, no me lo habías vaticinado nunca!”

 

Original de: Antonia Pilar Villaescusa Rius.

 

 

CAMINS BUITS – Imma Forment

foto1_big[1]

Foto, www.ajsolsona.cat

https://www.youtube.com/watch?v=qx8-wxI40k4

 

Camins buits

Per camins de males herbes

sovint perdem els mots

buits de saviesa …

 

Cal omplir-nos d’aire fresc

i cercar la sortida que ens porti

a frondosos boscos

plens de vida, que esperen les nostres petjades.

I tornarem a sentir el so dels arbres

que sempre ens crida

amb cançons de llibertat

de goig i d’esperança

que tornaran a florir

dins les nostres mirades.

 

 

Imma Forment

ÁMAME – Mabel Escribano

16c683bfb08fdcbf3e672eeca3134c9a[1]

Foto, es.pinterest.com

https://poematrix.com/autores/mabel-escribano-usero

https://es-es.facebook.com/escribano.mabel

 

Ámame cuando el viento muera

contra los cristales de las ventanas,

donde tu distancia marca la mía.

Sobre la pluma desprendida

del más común de los pájaros,

anidando en el vacío

que ha dejado tu cuerpo en el mío.

Imagina la triste quietud

del mar dormido,

bajo la fría mirada

de un cielo gris.

Avaro testaferro del sol

tras las nubes de los silencios obligados.

Ámame cuando la noche palidezca

viendo llegar la aurora

y sueñes con un día azul,

prendido de nuestras manos.

Ámame en la larga o corta distancia,

donde tu suspiro alcance el aliento del mío.

 

 

Mabel Escribano

 

UNIVERS D’ESTELS – Isabel Garrido

eso1213a[1]

Foto, www.universquark.com

https://www.facebook.com/isabel.garridocuenca?fref=ts

 

Vull endinsar-me dins els teus silencis

esbrinar la llum dels teus ulls

i obrir la porta als teus somnis blaus.

Acaronar aquells mots de la teva ànima

i dibuixar amb tu el color del teu somriure,

donar-te la mà i escoltar el teu batec

abraçar-te i sentir la tendresa del bes.

Vull sentir a la meva pell i al meu cor

la dolçor del teu univers d’estels,

somriure quan ho facin els teus llavis

i ensumar el perfum del teu jardí,

vull recollir cada flor per tu 

i sentir la força de la vida quan et miro.

 

Isabel Garrido.

22-5-2016

 

POEMA PER L’ÀGATHA – Laura Garcia Valero

campo-de-flores-en-primavera[1]

Foto, www.conselldemallorca.net

https://www.facebook.com/lgarciavalero2?fref=pb&hc_location=profile_browser

 

Han brollat flors

al meu jardí

i no sé ben bé

com cuidar-les.

Les protegeixo

del vent,

les alimento 

amb aigua.

Però són tan febles

i tan tendres,

que tinc por

de descuidar-les.

Han brollat

belles poncelles

al meu jardí.

Tinc por d’ofegar-les,

em pot dir algú

com cuidar-les?

No vull perdre-les,

són massa belles.

 

 

Laura García Valero

UN LUGAR – Nilda Beatriz Sena

img_9850b[1]

www.martapapiol.com

 

Tengo la ilusión que existe un lugar,

en el alma, en el corazón,

donde la música es suave

y no lastima los oídos,

 donde el espíritu se alegra al convivir.

Será tal vez donde la voz callada vive en paz,

sin penas ni  dolor.

En ese lugar, en un capullo suave

 tu mirada envuelve el mundo

resplandeciente  iluminando

con alegría a tu alrededor.

Es la oportunidad que encontró Dios,

de brindarnos muestras de su amor.

Tu presencia en nuestras vidas

es la prueba mejor,

que Él está presente en nuestro caminar.

 

 

Nilda Beatriz Sena