Archivos mensuales: enero 2015

ÀGATHA – Helena Pérez Fuster

10678743_784786424901249_1992337170705835762_n[1]

El passadís és molt llarg i està tènuement il·luminat. Camino de puntetes, m’avanço i espero, amb l’esquena enganxada a la paret, molt quieta, expectant. De seguida, veig el teu cos menut de bebè que s’esforça arrossegant-se per terra, buscant-me.

Em trobes: “tat!”, i rius, i el teu preciós rostre s’il·lumina amb el meu. Hi torno: m’avanço i m’amago rere les cortines i tu em busques, em segueixes. Juguem juntes, tu i jo.

Després t’aixeco i t’ofereixo les mans, les teves manetes prenen les meves i t’acompanyo a fer petites passes, una rere l’altra, passadís amunt, passadís avall… Caminem juntes, totes dues.

Estàs dreta recolzada a una cadira, el teu cos tremola i jo sóc al teu darrere. No marxaré, et xiuxiuejo, no passarà res, no cauràs, ho estàs fent molt bé… I finalment t’arriba la calma.

Quan plego de treballar, un parell de vespres a la setmana m’apropo a casa teva per estar amb tu, perquè vull ajudar-te.

He tancat la carpeta de cop, no sóc capaç de tornar a llegir aquells apunts que et descriuen dolorosament: la mirada fugissera, les paraules que no dius, la laxitud dels teus músculs, el teu índex que no assenyala, la teva indiferència aparent, el caminar tardà…

Sento angoixa i por, dolor al pit i a l’estómac, i un únic pensament repetitiu al cap: “que no pateixi, que no pateixi, que no pateixi…”.

Sé que encara que no ho puguis expressar ens escoltes, i per això quan estic amb tu et parlo i t’explico coses, tot i que de sobte gires cua i em deixes amb la paraula a la boca.

Sé que de vegades et molesta que et toquin, però et robo tots els petons i les abraçades que puc, i les carícies ràpides que no sé si has percebut.

Ara que la distància ens separa- la distància del temps, i de les pròpies responsabilitats i obligacions, i no pas tant la distància física- penso sovint en aquells vespres. I penso, amb recança, que no n’hi ha prou en estimar-te tant com t’estimo, ni en pensar-te a totes hores. No n’hi ha prou. Voldria seguir agafant- te la mà i travessar amb tu camins i deserts, cridar i trencar murs, dibuixar-te unes ales a l’esquena i veure’t volar lliure del teu trastorn.

Ets única i fas únics aquells que estan amb tu cada dia, els teus pares lluitadors, i els teus germans, a qui has convertit en persones més madures, sensibles i nobles pel sol fet d’existir.

Has esdevingut musa i inspiració de coses molt grans, tu, que sense parlar has provocat un devessall immens de versos plens d’emotivitat i bellesa, que acompanyen i reconforten.

Ara torno de tant en tant a la casa del passadís llarg. Ja no vinc mai sola, les meves nenes se m’arrapen a les cames i cerquen les vostres antigues joguines. Plouen petons i abraçades de benvinguda.

Aleshores, de sobte, davant meu, un esguard. Un somriure de gairell, dos ulls enormes que es reflecteixen en els meus. M’has trobat i t’has aturat, em mires i em somrius. Em somrius a mi.

És el meu petit gran triomf.

 

Helena Pérez Fuster

 

 

 

 

LA NIÑA – Antonia Pilar Villaescusa

 

1416775453953

https://www.facebook.com/antoniapilar.villaescusarius

 

Esta niña que mira

y me sonríe llena de juguetes

de ojos rasgados

y repleta de sueños escondidos.

Sus lazos de colores

ponen luz a mi vida

y a sus cabellos trenzados.

Esta niña, bonita entre todas

que distrae mis momentos de melancolía

y aleja las tristezas de mi corazón.

¡Cómo adoro el tono cálido de su vocecita,

sus susurros y sus murmullos

hablándome al oído!

 

¡Niña querida! ¡Niña de mi alma!

Te quiero, como jamás pude querer a nadie.

Me llenas las horas de orgullo,

de embeleso diario.

Te miro sin cansarme nunca,

sin observar ni el reloj del tiempo

que indiferente va marcando las horas y los días ….

Y va envejeciendo mi piel…

 

¡Ay niña bendita!

En qué punto más bonito has llegado.

Eres para mí una princesa.

Una luz permanente.

Un universo de vida.

Una luna blanca y llena.

 

Te abrazaré contra mi pecho,

con canciones dulces que te harán dormir.

Tendrás en mis brazos

el amor y la ternura

para que no te vayas nunca de mi lado.

¡Cómo te quiero pequeña mía!

¡Princesa de mi vida!

 

 

Antonia Pilar Villaescusa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Martín Renán – Lima, Perú

17-tuerkis[2]

 

El silencio aplasta mi lengua,
el ruido me rompe el corazón;
te veo de números en mi imaginación;
en la palabra muda, estoy alerta.
Porque no me entiendas, tienes dudas,
mírame ¿Adónde la luz refleja?

En la tv. Crear un precipicio en un puente
y mirarme, descubriendo el universo.
Mi edad no crece,
en mi mundo no hay distracción;
si me enojo dame tu mejor sonrisa,
cruzaremos miradas idas,
volveremos a repetir las cosas todos los días.

¿Te has abrazado a mi interior?
Mis alas,
te doy mis alas;
en el cielo inmenso aprenderás a volar
¡Volarás!

No olvides
que mi rutina tiene armonía;
pierdo el equilibrio en mi mente
y en este mundo caótico me tropiezo;
enséñame el camino, que, llevo pensamientos
en mis manos, para ti.

Reviso mi equipaje, una cajita de cristal.
Esperanza.
Esperanza.
Esperanza.

Martín Renán – Lima, Perú

 

 

 

MELANGIA – Joan Verdaguer

images[10]

https://www.facebook.com/joan.verdaguer.12?fref=ts

 

Quantes llàgrimes vessades

ha deixat anar aquest núvol meu;

que ara tinc perduda la mirada

i el meu rostre és d’un home vell.

 

Tinc el cor trencat,

fet de bocins de gebre

i com un arbre congelat

només plora en hores de lleure.

 

Avui les llàgrimes

s’han assecat en el paper,

poemes que volien nàixer

s’han quedat en un no res.

 

Quant de sentiment trencat

per dolços cants de sirena,

aquells que sempre havia escoltat

quan naixia la lluna plena.

 

I ara que em tenen lligat

com un esclau entre cadenes,

recorro pels vells paranys

per trencar de nou ses fronteres.

 

 

 © Joan Verdaguer

 

 

LETRAS – Enrique Rodríguez

images[4]

http://www.victor3d.cat/escoles/habilitats.html

Hubo un tiempo en que, al parar de leer, se dejaba el libro abierto sobre la mesa o atril. Un tiempo en que las letras eran libres y felices, por las noches salían de las páginas, hablaban y jugaban.

Fue en ese tiempo que una vez estaban reunidas unas letras minúsculas, y una  de ellas dijo :

– eeeee. Y propuso una idea.

Otra dijo :

– ooooo. Emocionada.

Y una tercera dijo :

– aaaaa. Porque le parecía una idea muy buena.

Y juntas partieron para un viaje, ya que esa fue la idea propuesta. 

En el camino encontraron a la l que iba sola, y le ofrecieron que se uniera a ellas. Al principio les pareció una letra muy estirada, pero pronto demostró que era muy bromista.

Más adelante encontraron a la h y a las hermanas b y p.

La h era muda, pero muy simpática, y aunque no hablaba, todo el rato bromeaba haciéndoles decir : hola, hola, hola.

Las hermanas resultaron unas pesadas, no paraban de discutir y pelearse, cuando una decía be, la otra replicaba pe. 

Subieron los picos de la M, bajaron a los valles de la W, y se deslizaron en trineo por las pistas de la S. Todo era nuevo y asombroso.

Si llovía, se resguardaban bajo una T, y si hacía sol iban a la playa del guión, donde el mar es plano, o a la de la tilde, donde hay divertidas olas. 

La e aprendió inglés, y decía yes con el mejor de los acentos. Sus amigas se desternillaban de risa repitiendo todo el rato : olala, olala. 

Viajaron y viajaron. Conocieron a las gemelas ll y rr. A la I latina, y a la Y griega. Llegaron muy lejos, a lugares extraños donde las vocales adornan sus cabezas con diéresis. Donde las n llevan sombrero y se llaman eñe, y la c tiene cola, y se llama ç. 

Había pasado ya mucho tiempo desde que salieron, y la más sensata de las tres dijo :

– eeeee. Y les hizo ver que el momento de regresar había llegado.

– ooooo. Dijo una apenada.

– aaaaa. Reclamaba la otra, pidiendo estar un poco más.

Pero e insistió, y juntas partieron de vuelta. 

Durante el tiempo que estuvieron fuera no se pudo leer, por faltar letras, y a su regreso, las personas, enfadadas, empezaron a usar los puntos de lectura, cerrando los libros y encarcelando a las letras.

Desde entonces, las personas se han preocupado más en mantener los libros cerrados, para que no escapen las letras, que en leer, y las letras están cada día más tristes y apenadas. 

Así que os recomiendo llegar a casa, coger un libro y leer, pero sobre todo, sobre todo, dejarlo abierto al acabar.

 

ERM – 17.09.14

MIRADES – Montse Cercós

images[8]

https://www.facebook.com/montse.cercosfarreny?fref=ts

 

T’imagino gronxant somnis

inmersos en silencis

de mirades transparents.

Mentre intento desxifrar

què s’amaga rere la teva mirada.

Avanço a les palpentes

dins d’un univers que no entenc.

Res importa,

segueixo caminant

seduïda per la força d’una mirada

convidant-me a continuar lluitant

des del silenci que crida i sanglota.

Ben poca cosa sé de tots els teus somnis

que cada nit gronxen el teu univers.

 

Montse Cercós Farreny

 

 

 

 

CALLA – Gonzalo Salesky

 

 

 

libro[2]

http://gonzalosalesky.blogspot.com.es/

 

Calla cuando llora,

cuando escribe,

cuando se derrama o se vende la poesía.

Calla porque el vértigo es inútil

y las palabras sobran.

Porque su vida, sin callar,

casi no es vida.

Porque el látigo del alba lo desvela.

Calla cuando otros cantan,

cuando gritan,

cuando dan rienda suelta a la pasión.

Porque el dolor aún no termina,

se mantiene delante de sus párpados.

Se calla aunque no sangre

porque las heridas más profundas

maduran en silencio.

Calla cuando escapa,

cuando pierde,

cuando quiere querer,

cuando enamora.

Cuando lo olvidan como a un ave de paso,

cuando imagina lo feliz que pudo ser.

Cuando la brisa amontona los recuerdos,

se encuentra con sus miedos

y el silencio lo envuelve cada noche.

Calla

porque el mundo ha sido así y lo será siempre,

porque las náuseas lo mantienen despierto,

porque es mejor callar que estar dormido.

Es mejor imaginar la primavera,

palpar las huellas que deja la nostalgia,

oír al cielo y sus plegarias por la lluvia.

Calla

porque es inútil vivir, seguir viviendo

o soñar que sirven de algo las palabras.

Calla porque el dolor es sabio,

el llanto y el sudor van de la mano,

la memoria ha sido buena compañía.

Calla cuando delira,

cuando implora,

cuando anhela dejar de ser silencio.

Porque el reloj y el almanaque son tiranos,

porque la luna también calla como él

y las estrellas son tantas y tan pocas…

porque el sol ya se ha olvidado del otoño.

Porque la verdad no es una sola,

porque en la tinta, tan llena de mentiras,

los profetas del odio se consumen.

Porque el amor es excusa

y el fuego y la pasión siempre se apagan.

Porque la pena es alimento del espíritu,

la sangre tira,

no olvida y se subleva,

el destino se hace cómplice del viento,

la soledad va estrechando los caminos.

Calla al recordar otras vidas,

al contemplar las huellas que se alejan

cuando galopa en su pecho

el arco iris blanco y negro del olvido.

Calla

cuando lo obligan a ser

y cuando todo lo que existe alrededor

se desvanece,

fugaz,

se hace invisible.

Porque la historia está llena de secretos,

de dioses y de hombres que han callado,

que han visto más allá de las tormentas.

Que han probado alguna vez la libertad,

que tienen poco y nada pero sueñan,

que arrojan piedras a un estanque vacío.

Que enfrentan al futuro

aunque jamás lo entiendan,

saben que el tiempo es mucho más que la nostalgia,

que el alma sólo existe si se entrega.

Calla por tantos que se han ido,

que ahora son polvo y huesos o agonía.

Porque el momento de esperar ya ha terminado,

porque comprende que pronto ha de partir

callado como el viento,

acariciando el mar,

cumpliendo las promesas del pasado.

 

 

Gonzalo Salesky – Córdoba – Argentina

 

PEQUEÑA – Imma Cauhé Raspall

Ag.buitr

 

Pequeña, dulce, frágil,

escondida entre flores,

tú naciste y creciste,

viviste como hada.

Escondida en tu mundo,

como fiel miniatura,

de los cuentos de niños,

tiernos i fabulosos.

En mi alma dejaste

una dulce fragancia

entre un amor intenso

que fundiendo mi alma

me quedé prisionero.

 

Imma Cauhé Raspall – Sant Feliu Llobregat, Barcelona