LA HISTORIA DEL AUTISMO by Xavier Pérez Fuster

llaç autisme

La historia del autismo ha pasado por diferentes etapas  en las que el concepto se ha confundido con diversos trastornos, pero gracias al aumento de investigaciones ha permitido que el autismo se considere un trastorno con unas características propias.

Se pueden diferenciar cinco épocas principales en el estudio del autismo:

Período I: Evidencias históricas previas a la definición de Leo Kanner.

Los historiadores encontraron las primeras definiciones  sobre personas con autismo. Las más relevantes fueron  las de Haslam y la de Itard; pero los estudiosos recogieron muchas otras, tales como los “tontos benditos” de la vieja Rusia, la historia del Hermano Juniper o las múltiples evidencias de la existencia de” niños salvajes” (Frith,1991).

Período II: (1943-1963)

El origen del autismo se entendió como la consecuencia de la inaptitud  de algunos padres (figuras de apego) para establecer relaciones adecuadas con sus hijos lo que hizo incrementar las teorías psicodinámicas (Bettelheim,1960).

Período III: (1963-1983)

En esta etapa se encontraron los primeros indicios del autismo con trastornos neurobiológicos.  Había una alteración cognitiva que explicaba las dificultades de relación y comunicación de las personas con autismo (Happe,1989).

Lo más sobresaliente de este período fue el desarrollo de procedimientos de modificación de conducta para ayudar a las personas con autismo, así como la creación de centros educativos dedicados específicamente al autismo, promovidos sobre todo por las asociaciones de padres y familiares de autismo (Riviére,1997).

Período IV: (1983- s XX)

La característica fundamental de este período  fue la consideración del autismo desde una perspectiva evolutiva.  Se han incrementaron los estudios de psicología del desarrollo para comparar las diferencias evolutivas que se producían en los niños sin dificultades y los que presentaban transtornos generalizados del desarrollo.

En este periodo se lanzaron las más brillantes y fundamentadas teorías sobre el autismo. La idea de Baron-Cohen, Leslie y Frith(1985)  de  que el autismo consistía en un trastorno específico de una capacidad muy importante a la que se denomina “teoría de la mente”. Esta teoría sostiene que hay una dificultad en la comprensión de los estados mentales de uno mismo y de los demás y que esto limita gravemente la comprensión de muchas situaciones sociales cotidianas.   Otra teoría fue la de Baron-Cohen(1995) denominada “la teoría del cerebro masculino extremo”. Se basaba en la probada existencia de diferencias entre los cerebros masculinos y femeninos.

Cabe destacar también en este cuarto periodo los avances en la investigación clínica y biológica, que están permitiendo acercarnos cada vez más al esclarecimiento total de esta patología.

Período V: (Inicio del s XXI hasta nuestros días)

Los estudios internacionales basados en meta-análisis  van acumulando evidencias acerca de la eficacia de los métodos diagnósticos y terapéuticos. Cabe destacar en nuestro país los esfuerzos realizados por el denominado Grupo de Estudio de los Trastornos del Espectro Autista  constituido en 2002 gracias al apoyo de la Confederación de Autismo de España, FESPAU y a la Asociación Asperger de España, además de recibir ayuda financiera de otras instituciones tanto públicas como privadas.

La importancia que están teniendo los estudios del autismo en la sociedad. Como botón de muestra, cabe destacar que el término autismo aparece en el puesto número seis del ranking de términos más solicitados en el buscador Google en 2006.

La aparición de un grupo de activistas, facilitado por la creación  de comunidades en línea en internet, que están constituyendo un verdadero movimiento de los derechos del autista (Asociación de Padres de Personas con Autismo, APNA,2006).

En definitiva, la historia del autismo no sólo hace referencia al número de casos presentes a lo largo de la historia, sino también a la evolución misma del concepto, llegando a la conclusión que el autismo es un Trastorno Generalizado del Desarrollo.

 

Xavier Pérez Fuster

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.