Confinamiento – Autismo

Llevamos ya unos días encerrados en casa, somos cinco más una gatita y, aunque se repiten los mismos comentarios, solo hay una cosa importante a tener en cuenta, la paciencia… y no es fácil.

Y es que tenemos a Àgatha, con un autismo severo no verbal, que no sabe expresar sus sentimientos, pese a que se pasa el día con esa sonrisa tan característica en ella, tan lustrosa, tan viva.

Parece que lo está llevando bien.

Como ya he comentado, ríe mucho y nos enseña esos ojos abiertos y esos dientecitos alegres, lo que nos reconforta a todos.

Pero hay momentos en que se pone más nerviosa y empieza a gritar y a golpear las puertas, los muebles y a agitar con más fuerza que nunca las cucharillas de plástico que lleva atadas delicadamente a su mano.

Tenemos suerte que no va a más, pues sé de familiares con hijos que tienen este trastorno, los cuales ven a sus hijos más intranquilos de lo normal, más ansiosos.

Pobres, solo saben expresarse a gritos, a golpes o se autolesionan al no entender su «cautiverio».

Y vuelvo a decir, nosotros tenemos la suerte de que Àgatha parece que consigue aguantar.

Cuando ese nerviosismo desciende, se estira en la cama y, o bien se duerme o bien se queda mirando al aire y se desconecta del todo.

Y ahora quiero entrar en cómo mi familia se mantiene unida pese a que las convivencias siempre pueden hacer saltar alguna chispa.

Hacer mención especial a las madres por su lucha inestimable, su devoción, su dedicación desde primera hora del día, sin cesar hasta última hora de la noche, muchas veces ya en la madrugada.

Y todo eso en casa…

Paciencia, eso es lo que tenemos que mantener todos y fijarnos mucho en nuestras criaturas con autismo, estas personitas son las que deberían ser como un espejo para muchos de nosotros.

Gabriel Maria Pérez
President Univers Agatha Autisme

4 comentarios en “Confinamiento – Autismo

  1. Gracias por compartir vuestra experiencia.
    Escuche que la paciencia es la prima-hermana del amor. Y es con lo que conecto al leeros. Mi agradecimiento y mi admiración para todos vosotros, madres y padres y vuestra labor diaria de amor infinito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.