Archivo de la etiqueta: Micro-relat

ÀGATHA – Helena Pérez Fuster

10678743_784786424901249_1992337170705835762_n[1]

El passadís és molt llarg i està tènuement il·luminat. Camino de puntetes, m’avanço i espero, amb l’esquena enganxada a la paret, molt quieta, expectant. De seguida, veig el teu cos menut de bebè que s’esforça arrossegant-se per terra, buscant-me.

Em trobes: “tat!”, i rius, i el teu preciós rostre s’il·lumina amb el meu. Hi torno: m’avanço i m’amago rere les cortines i tu em busques, em segueixes. Juguem juntes, tu i jo.

Després t’aixeco i t’ofereixo les mans, les teves manetes prenen les meves i t’acompanyo a fer petites passes, una rere l’altra, passadís amunt, passadís avall… Caminem juntes, totes dues.

Estàs dreta recolzada a una cadira, el teu cos tremola i jo sóc al teu darrere. No marxaré, et xiuxiuejo, no passarà res, no cauràs, ho estàs fent molt bé… I finalment t’arriba la calma.

Quan plego de treballar, un parell de vespres a la setmana m’apropo a casa teva per estar amb tu, perquè vull ajudar-te.

He tancat la carpeta de cop, no sóc capaç de tornar a llegir aquells apunts que et descriuen dolorosament: la mirada fugissera, les paraules que no dius, la laxitud dels teus músculs, el teu índex que no assenyala, la teva indiferència aparent, el caminar tardà…

Sento angoixa i por, dolor al pit i a l’estómac, i un únic pensament repetitiu al cap: “que no pateixi, que no pateixi, que no pateixi…”.

Sé que encara que no ho puguis expressar ens escoltes, i per això quan estic amb tu et parlo i t’explico coses, tot i que de sobte gires cua i em deixes amb la paraula a la boca.

Sé que de vegades et molesta que et toquin, però et robo tots els petons i les abraçades que puc, i les carícies ràpides que no sé si has percebut.

Ara que la distància ens separa- la distància del temps, i de les pròpies responsabilitats i obligacions, i no pas tant la distància física- penso sovint en aquells vespres. I penso, amb recança, que no n’hi ha prou en estimar-te tant com t’estimo, ni en pensar-te a totes hores. No n’hi ha prou. Voldria seguir agafant- te la mà i travessar amb tu camins i deserts, cridar i trencar murs, dibuixar-te unes ales a l’esquena i veure’t volar lliure del teu trastorn.

Ets única i fas únics aquells que estan amb tu cada dia, els teus pares lluitadors, i els teus germans, a qui has convertit en persones més madures, sensibles i nobles pel sol fet d’existir.

Has esdevingut musa i inspiració de coses molt grans, tu, que sense parlar has provocat un devessall immens de versos plens d’emotivitat i bellesa, que acompanyen i reconforten.

Ara torno de tant en tant a la casa del passadís llarg. Ja no vinc mai sola, les meves nenes se m’arrapen a les cames i cerquen les vostres antigues joguines. Plouen petons i abraçades de benvinguda.

Aleshores, de sobte, davant meu, un esguard. Un somriure de gairell, dos ulls enormes que es reflecteixen en els meus. M’has trobat i t’has aturat, em mires i em somrius. Em somrius a mi.

És el meu petit gran triomf.

 

Helena Pérez Fuster

 

 

 

 

LETRAS – Enrique Rodríguez

images[4]

http://www.victor3d.cat/escoles/habilitats.html

Hubo un tiempo en que, al parar de leer, se dejaba el libro abierto sobre la mesa o atril. Un tiempo en que las letras eran libres y felices, por las noches salían de las páginas, hablaban y jugaban.

Fue en ese tiempo que una vez estaban reunidas unas letras minúsculas, y una  de ellas dijo :

– eeeee. Y propuso una idea.

Otra dijo :

– ooooo. Emocionada.

Y una tercera dijo :

– aaaaa. Porque le parecía una idea muy buena.

Y juntas partieron para un viaje, ya que esa fue la idea propuesta. 

En el camino encontraron a la l que iba sola, y le ofrecieron que se uniera a ellas. Al principio les pareció una letra muy estirada, pero pronto demostró que era muy bromista.

Más adelante encontraron a la h y a las hermanas b y p.

La h era muda, pero muy simpática, y aunque no hablaba, todo el rato bromeaba haciéndoles decir : hola, hola, hola.

Las hermanas resultaron unas pesadas, no paraban de discutir y pelearse, cuando una decía be, la otra replicaba pe. 

Subieron los picos de la M, bajaron a los valles de la W, y se deslizaron en trineo por las pistas de la S. Todo era nuevo y asombroso.

Si llovía, se resguardaban bajo una T, y si hacía sol iban a la playa del guión, donde el mar es plano, o a la de la tilde, donde hay divertidas olas. 

La e aprendió inglés, y decía yes con el mejor de los acentos. Sus amigas se desternillaban de risa repitiendo todo el rato : olala, olala. 

Viajaron y viajaron. Conocieron a las gemelas ll y rr. A la I latina, y a la Y griega. Llegaron muy lejos, a lugares extraños donde las vocales adornan sus cabezas con diéresis. Donde las n llevan sombrero y se llaman eñe, y la c tiene cola, y se llama ç. 

Había pasado ya mucho tiempo desde que salieron, y la más sensata de las tres dijo :

– eeeee. Y les hizo ver que el momento de regresar había llegado.

– ooooo. Dijo una apenada.

– aaaaa. Reclamaba la otra, pidiendo estar un poco más.

Pero e insistió, y juntas partieron de vuelta. 

Durante el tiempo que estuvieron fuera no se pudo leer, por faltar letras, y a su regreso, las personas, enfadadas, empezaron a usar los puntos de lectura, cerrando los libros y encarcelando a las letras.

Desde entonces, las personas se han preocupado más en mantener los libros cerrados, para que no escapen las letras, que en leer, y las letras están cada día más tristes y apenadas. 

Así que os recomiendo llegar a casa, coger un libro y leer, pero sobre todo, sobre todo, dejarlo abierto al acabar.

 

ERM – 17.09.14

MAICA DUAIGÜES

POEMA-2[1]

 http://trbolatzur.blogspot.com.es/2014/08/maica-duaigues.html

Jo us puc explicar que la meva simpatia i afecte pels autistes va nàixer sobre els anys 1980…, aproximadament. Estava jo finalitzant la carrera de psicologia clínica, i em vaig plantejar fer la tesina sobre l’autisme. Em vaig llegir un munt de llibres sobre el tema, vaig parlar amb metges, però, sobretot, vaig parlar amb uns amics que tenien un nen autista, jo gairebé no l’havia vist aquell nen, des del dia del seu bateig, i en aquell moment, no recordo, potser tenia ja uns vuit anys… més o menys. Llavors, els seus pares em van convidar a conèixer-lo, a compartir estones amb ells, i amb el nen, i amb el germà petit del nen.

Va ser una experiència molt enriquidora per a mi. No vaig arribar a fer la tesina, ni sobre aquest tema ni sobre cap altre, perquè vaig prioritzar altres activitats, però, en Jordiet, es va convertir per a mi en una persona molt estimada, i més tard, quan em vaig casar i vaig tenir un fill, el meu marit i el meu fill van veure en Jordiet amb els mateixos ulls d’amor i simpatia que jo li tenia.

Es va convertir en un noi molt guapo, adorat per pares i germà, estimat per familiars i amics, i va viure adolescència i joventut amb salut i força, integrat en la seva escola, i en el seu mon particular, amb els seus codis personals que ja coneixíem i compartíem.

Un dia li va tocar de marxar, com tothom un dia o altre. Ell es va endur tot un bagatge d’innocència, d’humanitat, i dels bons sentiments  que va fer brollar al seu entorn.

I ens va deixar un estel de records dolços que encara avui ens serveix de guia -que és la missió dels estels- vers la recerca de l’amor universal.

Maica Duaigües

*************************************************************************************

Yo os puedo contar que mi simpatía y afecto por los autistas nació sobre los años 1980…, aproximadamente. Estaba yo finalizando la carrera de psicología clínica, y me planteé hacer la tesina sobre el autismo. Me leer un montón de libros sobre el tema, hablé con médicos, pero, sobre todo, hablé con unos amigos que tenían un niño autista, yo casi no lo había visto aquel niño, desde el día de su bautizo, y en ahora mismo, no recuerdo, quizá tenía ya unos ocho años … más o menos. Entonces, sus padres me invitaron a conocerlo, a estar con ellos, y con el niño, y con el hermano pequeño del niño.

Fue una experiencia muy enriquecedora para mí. No llegué a hacer la tesina, ni sobre este tema ni sobre ningún otro, porque prioricé otras actividades, pero en Jordiet, se convirtió para mí en una persona muy querida, y más tarde, cuando me casé y tuve un hijo, mi marido y mi hijo vieron a Jordiet con los mismos ojos de amor y simpatía que yo le tenía.

Se convirtió en un chico muy guapo, adorado por padres y hermano, querido por familiares y amigos, y vivió adolescencia y juventud con salud y fuerza, integrado en su escuela, y en su mundo particular, con sus códigos personales que ya conocíamos y compartíamos.

Un día le tocó de partir, como todo el mundo un día u otro. Él se llevó todo un bagaje de inocencia, de humanidad, y los buenos sentimientos que hizo brotar en su entorno.

Y nos dejó una estrella de recuerdos dulces que aún hoy nos sirve de guía -que es la misión de las estrellas- hacia la búsqueda del amor universal.

Maica Duaigües

MIS ÁNGELES – José Caride

jose caride

http://actorjosecaride.blogspot.com.es/

http://artworkproject.com/profiles/blogs/2142584:BlogPost:9498

https://www.youtube.com/watch?v=R7zGJrdlvf0

En todas las religiones se habla de ángeles, de mensajeros celestes, de intermediarios entre el Ser supremo y la persona; y a los que se les suelen atribuir, además de belleza, una gran bondad y  una hermosa inocencia. Su misión es vigilar, guiar, proteger. Son seres puros por definición y a veces, cuando se produce un silencio, se dice: «Ha pasado un ángel». Estas son las opiniones que, más o menos reales, circulan entre los humanos.

Pero yo no estoy muy de cuerdo, por lo menos en una gran parte. Hay otro tipo de ángeles más cercanos a nosotros, más humanos. Están a nuestro lado, viven con nosotros y caminan, lloran y suspiran pegaditos a nuestro costado, se pueden ver y tocar. No siempre nos hacen reír o nos dan felicidad, sino que a veces  las lágrimas recorren nuestras mejillas al contemplarlos. Sin embargo, los queremos y nos quieren. Les ayudamos y de algún modo también nos ayudan.

Esos ángeles son más ángeles, a mi juicio, que los propios ángeles bíblicos o los sacados de cualquier libro sagrado.

angeles_caride

«Mis ángeles» tienen las virtudes que se les atribuye a los “clásicos” aunque con algunas diferencias:

Su belleza no se puede ver a simple vista porque es una belleza interior, fuerte y arrolladora.

La bondad no se “palpa” porque la muestran entre grandes pausas. Y no se puede dudar que la poseen en grandes dosis porque son hijos directos de Dios.

Quizá sea la inocencia una de sus grandes virtudes porque no entienden del mal, no conocen lo que es. Viven en un mundo donde sólo existe el bien.

Cuando aparecen, a veces, se produce un silencio y entonces, en vez de decir ha pasado un ángel, habría que gritar: «ha llegado un ángel».

La misión de los “bíblicos” era vigilar, proteger y guiar. Pero «mis ángeles» han cambiado las normas y somos nosotros los que debemos proteger, guiar y vigilar. Esto es más importante porque nos obliga a racionalizar el pensamiento, a ser más comprensivos, menos egoístas, más generosos, más desprendidos y en definitiva mucho más humanos.

A estos ángeles, desconocidos por la mayoría de la raza humana y que curiosamente algún animal los reconoce, les llaman retrasados mentales, con síndrome de Down, disminuidos, disléxicos, autistas y no sé cuántos nombres más, todos ellos, degradantes y vergonzosos; el último es discapacitados, tan degradante como los otros si no más.

Parece ser que hay muchos genios entre los disléxicos y autistas: «Thomas Edison, Beethoven, Einstein, Newton, Leonardo da Vinci, Gaudí, Mozart, Strauss, Andersen», por dar el nombre de alguno, pero hay una extensa lista. ¿Es que la humanidad no les debe nada a estos “ANGELES”?

Para mi siempre serán, por los siglos de los siglos, mis ángeles. Los quiero.

 

José Caride